18-06-2016

Toyota,una empresa con Responsabilidad Social

Actualmente somos 31 millones de peruanos, y hacia 2050, nuestra población crecerá un 28.8%, es decir, seremos alrededor de 40 millones, según el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI). Lo que significa que la demanda de bienes y servicios aumentará pero a su vez los recursos serán más escasos. La adopción de un enfoque sostenible dentro de la empresa ya no es una opción sino una obligación.

Toyota, una empresa líder en el mercado, considera que este modelo de trabajo sostenible es importante, porque no solo tiene como meta satisfacer las necesidades del consumidor sino bajar significativamente el impacto ecológico marcando así los límites para cuidar nuestro planeta.

La alianza estratégica entre el Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo y el sector privado,   que promueve desde el Estado la cultura de la responsabilidad social empresarial generadora de empleo, empleabilidad y emprendimiento; nos permite elaborar un modelo de trabajo mucho mejor y crecer como país. Es por eso que Toyota como empresa líder y con la mejor reputación de responsabilidad social en el sector automotriz (Según el Monitor Empresarial de Reputación Corporativa) se siente orgullosa de poder aportar para beneficio del país, e invita a sus consumidores a tomar una vida socialmente más responsable y a otras empresas del rubro a unirse por el cuidado del mundo.

Toyota es consciente de que también es posible reducir el impacto ambiental atacando otros frentes, como la reducción de la huella ecológica y de carbono que generan las operaciones en sus oficinas y concesionarios, además del reciclaje, con especial cuidado en los materiales altamente tóxicos o peligrosos. “Estos son lineamientos de Toyota a nivel global, orientados a la sostenibilidad del negocio”, destaca Patrick Huggard-Caine, gerente de Marketing, Responsabilidad Social y Relaciones Públicas de Toyota del Perú.

Reciclaje en concesionarios

Una iniciativa de Toyota que promete causar gran impacto en el Perú es el reciclaje de repuestos usados. Es importante tomar en cuenta que muchas piezas de un automóvil contienen materiales tóxicos o altamente contaminantes, por lo que no son aptas para ser desechadas en un relleno sanitario convencional. El reciclaje entonces aparece como una alternativa que puede marcar una importante diferencia. Solo basta con tomar en consideración que cada año los talleres de Toyota realizan entre 250 mil y 300 mil servicios de automóviles, esto supone más de un millón de bujías reemplazadas cada año, así como cientos de miles de filtros y otro tanto de galones de aceite usado, refrigerantes y líquido de frenos, entre otras piezas y sustancias.

Buena parte de estos componentes se puede reciclar. El aceite, que muchas veces termina convertido en combustible para los hornos de las ladrilleras informales, encuentra un mejor uso como lubricante para otros tipos de maquinaria. De las pastillas de freno usadas se puede recuperar el componente metálico, y de las baterías, el plomo, que incluso se puede usar para fabricar baterías nuevas. El resto de piezas, las consideradas no reciclables y peligrosas, también deben ser separadas para luego ser derivadas a rellenos sanitarios de seguridad.

Toyota tiene como argumento principal su prestigio y la garantía de formalidad y alto estándar de calidad de sus talleres. Es, en suma, una cuestión de confianza. Y, si se sigue la pauta de otras iniciativas ambientales emprendidas por Toyota, quizás muy pronto otras marcas decidan hacer lo mismo.

FUENTE: Revista - Negocios Internacionales