28-09-2016

Toyota Five Continents Drive 2016: Carreteras en Brasil y Japón son dos cosas completamente diferentes

Hattori de la División Legal se unió al equipo en Ubatuba. No se aguantó, entonces le consultó a Luiz de TdB, quien viajaba en el mismo auto, que se de verdad iban en una carretera. Habían personas en la división central esperando cruzar el camino y perros callejeros caminando en la calzada. Mientras que es técnicamente una carretera, el camino sigue la topografía natural del camino y casi no cuenta con secciones planas. Los miembros del equipo se han adaptado a las condiciones de Brasil poco a poco en trayecto de 400 kms camino a São Pedro, frenando bruscamente antes de las cámaras de velocidad, siguiendo camiones que suben lentamente las pendientes, y conduciendo sobre caminos rectos que atraviesan colinas y se extienden hacia el horizonte. El equipo cruzó Brasil en caravana – una experiencia que un Japonés normalmente no tendría oportunidad de experimentar. Se consideran afortunados en recibir permiso para hacer esto durante un año olímpico, poco a poco se acostumbraron a las carreteras de Brasil.

Conduciendo en caminos más allá de la imaginación en un auto que ayudó diseñar.

Yamamoto, de la División de Diseño de Chasis, participó en el diseño del Etios Hatchback, un modelo líder en Brasil. Había visitado São Paulo una vez antes, pero era la primera vez que conducía ahí. Se mostraba emocionado al ingresar en el auto que ayudó diseñar para conducir desde São Pedro to São José do Rio Preto. Condujo en sentido opuesto a la costa, hacia la frontera de Brasil con Paraguay. Llovió en la mañana, y el camino de polvo rojo se convirtió en lodo. Aquí un Prius se atascó. Justo después del cambio de conductores, un miembro de TdB que no estaba acostumbrado a la poca distancia al suelo del Prius y al esquivar un auto que venía en sentido contrario, quedó atascado en el lodo. La Hilux no perdió tiempo en sacarlo con un cable de remolque. El camino es una cuerda de salvamento, y esta experiencia le recordó al equipo que los vehículos tienen que transitar sobre él. El equipo estuvo preocupado de que el Etios Hatchback no tuviese suficiente fuerza, pero logró subir las colinas y conducir sobre lodo con cuatro hombres adultos. Aunque les comentaron que las condiciones del camino no serían un problema, aún desafió la imaginación Japonesa. Japonenses nunca conducirían un automóvil en un camino enlodado. Si se encuentran un bache en un camino pavimentado, Japoneses lo esquivan, pero algunos Brasileiros lo atraviesan. ¿Es capaz la suspensión de soportar esto de forma continua? Esta es la razón por la cual Yamamoto dice que está en Brasil – para experimentar de primera mano la forma que las personas usan los vehículos, que es mucho más allá de lo que se imaginó al diseñarlo.

Una larga ruta y los baches esquivados.

Fueron 600 largos kilómetros camino a Campo Grande. Las vías cambiaron una vez que el equipo salió del estado de São Paulo e ingresaron el estado de Mato Grosso, quizá debido a las finanzas de cada estado. Sin duda habían más baches, y lo que una vez fue un camino recto que se extendía hacia el infinito, resultando en un paseo sin emoción, ahora era un camino que exigía que los conductores estuviesen en constante estado de alerta. El equipo llegó a Campo Grande con una hora de retraso, y el sol se ponía cuando llegaron a la ciudad, la cual de repente apareció en el camino después de pasar un rancho llamado Fazende. En la reunión de cierre, los miembros del equipo dieron su impresión de los autos y las camionetas. Una leve vibración procedente de la dirección del Corolla fue un tema, al igual que ruido del camino en el Etios, a pesar de que al Etios lo encontraron muy bien balanceado. El conducir por largos periodos agudiza los sentidos y permite que el cuerpo acumule estas percepciones. Daniel, un miembro de TdB quien estaba en su último día en la expedición, externó su gratitud por la oportunidad que el proyecto le dio en conocer el verdadero concepto del Genchi Genbutsu de Toyota. También le instó a los miembros mantenerse en contacto y pensaba utilizar las amistades que hizo durante su viaje para hacer autos cada vez mejores. Los miembros de TdB toman mucho orgullo en Toyota.

Escenas cotidianas que se sienten especiales.

Poco después de dejar Campo Grande, el equipo nuevamente se encontró en caminos de tierra. Umetsu, del Departamento de Calidad de Consumidor, quien casi no había conducido sobre largos caminos de tierra, se sorprendió por la poca visibilidad producto del polvo seco.

Rápidamente ajustó su distancia con el auto enfrente de él, y comenzó a conducir lento pero constante, diciendo en voz baja, “No veo nada delante de mí.”

Continuó diciendo, “Si le muestras a las personas en Japón una foto de este camino, asumirían que es un lugar especial. Pero todo este polvo que vuela por el aire en realidad es producto de conducir por un solo camino de tierra. Y este camino es como una cuerda de salvamento. El experimentar esto de primera mano es la razón por la cual estoy participando en este proyecto.”

Un autobús salió de la nube de polvo apenas dijo eso. Casi no se veían casas, pero personas deben tomar este bus para ir a sus trabajos y centros de estudio. Nagayama de TdB, quien se encontraba en la misma Rav4, conocía bien los caminos de tierra en los alrededores de São Paulo pero casi no había conducido en ninguna otra parte de Brasil. El proyecto también le da a los miembros de TdB una buena oportunidad para conocer mejor a su propio país. Después de regresar a la carretera, el equipo llegó a Pantanal, un humedal protegido. Vieron un caimán de unos 50 cm de largo en un estanque cerca de su hotel.