MANEJO 4x4 EN BARRO

Jun. 26, 2020

¡Hola, toyoteros! Soy el Tío Lucho y hoy, en #Consultorio4x4, les daré unos tips sobre cómo manejar su 4x4 por el barro y evitar que terminen siendo parte del paisaje. Recuerda que ya pronto podremos volver al off road, mientras tanto vayamos afinando todos los detalles.

De todos los terrenos posibles de transitar en un 4x4, el barro es indiscutiblemente el más complicado al producir simultáneamente resbalamiento y hundimiento. Es por ello que la conducción sobre este tipo de piso requiere de máxima concentración y un manejo “agresivo” para prever y controlar las reacciones del 4x4 sobre este complicado suelo. El barro requiere una gran sensibilidad para controlar el patinamiento de las llantas durante las aceleraciones y el inevitable resbalamiento durante las frenadas.

Fluir es la palabra mágica:

No hay una receta fija y deberemos por momentos dejarnos llevar por las huellas si estas van en la misma dirección que nosotros, mientras que en otros deberemos atacar con decisión para obtener tracción y llevar al 4x4 en la dirección necesaria. Si hay algo que hay que tener muy claro es que no debemos pelear jamás contra el barro sino más bien intentar siempre FLUIR dentro del terreno a favor de las huellas y la pendiente.

Como casi siempre, a menos de que nos estemos internando en un pantano, conduciremos en trochas de selva o sierra con huellas muy marcadas estas deben servir de guías para por lo menos un lado del vehículo, si el ancho de la trocha no es suficiente o el lomo central de la huella es muy alto debemos meter solo un lado del 4x4 manteniendo el otro encima del lomo, esto es suficiente para poder tener tracción y altura necesaria para atravesar la zona complicada.

Usaremos 4High para zonas planas y sin complicaciones y cuando la cosa se ponga dura 4Low será indispensable para lograr potencia y máxima tracción. El uso de los sistemas de bloqueo de diferencial posterior que equipan las 4x4 de Toyota será de gran ayuda en esas circunstancias.

En el barro, al igual que en la arena, las transferencias de peso hacia delante o atrás son importantísimas para el control del 4x4. Un vehículo de 2 toneladas lanzado a 60kph sobre una trocha de barro es muy difícil de detener ante un imprevisto debido a la poca tracción. Las frenadas en esas condiciones implican evitar a toda costa el bloqueo de las ruedas para mantenerlas rodando evitando la pérdida de control. Para lograrlo debemos pisar el freno con mucha suavidad y ayudar usando la caja de cambios como freno, especialmente en los descensos pronunciados. Lo mismo se aplica al acelerar, en donde nuestro

pie derecho deberá enviar suficiente potencia como para originar el movimiento sin hacer patinar las ruedas en exceso.

Este patinamiento al acelerar es muchas veces indispensable para producir el denominado autocleaning, efecto mediante el cual la fuerza centrífuga generada por la llanta al girar hace que la cocada se limpie y vuelva al suelo con los dientes listos para morder el suelo. Un manejo muy lento conduce a que la cocada de llene de barro creando una superficie lisa totalmente carente de tracción. Manejar dando aceleradas buscando tracción y a la vez limpiando la llanta de barro es la forma correcta de andar “al ataque” en el barro y quizás la única forma de lograr que el 4x4 vaya en la dirección deseada. Requiere de algo de práctica, pero una vez dominado es una experiencia realmente divertida y apasionante.

Altura, llantas, presión.

La altura libre al suelo es vital para evitar avanzar “empujando” el barro y la medida de llantas que se use es la única manera de controlar ese despeje, llantas de mayor altura que no afecten significativamente la relación final de la transmisión son la solución.

Generalmente el barro tiene fondo duro con algo de piedra lo que nos permite obtener tracción si llegamos hasta ellas. Para lograrlo usaremos una presión de inflado ligeramente mayor a la del asfalto a fin de mantener la altura libre al suelo y lograr que la presión extra de la llanta evite los complicados desenllantes al absorber los golpes del terreno y especialmente las huellas secas en el barro que hacen palanca separando la llanta del aro. Una referencia es usar de 32 a 35 PSI de presión, en barro muy profundo se puede llegar a usar 40 PSI.

En cuanto a las llantas, el barro exige una cocada especial para tener una performance segura, se clasifican como MT (Mud Terrain) y tienen la característica de tener una separación de hasta 1.5 cm. entre los cocos para permitir la salida del barro y “morder” mejor el terreno, además están protegidas en los flancos para prevenir cortes por las piedras y en general hacen una gran diferencia contra una llanta convencional cuando las cosas se ponen realmente complicadas. La desventaja está en su prematuro desgaste sobre asfalto y el zumbido que producen al rodar en autopistas a alta velocidad.

En realidad, casi cualquiera puede manejar sobre barro, pero de allí a rodar con ritmo sostenido durante 300 Km., sin romper nada ni acabar integrado al paisaje hay un largo camino que debe ser transitado por quienes quieran realmente dominar su 4x4 en esas condiciones. Sin duda alguna las espectaculares travesías por la selva peruana son una buena oportunidad si se animan a explorar los límites de la aventura 4x4.

Hasta la próxima.

#TíoLucho


NOTICIAS DESTACADAS

COMPARADOR DE MODELOS


Puedes comparar hasta tres modelos diferentes

Añadir un coche

Añadir un coche

Añadir un coche

Busca tu concesionario
Financia tu vehículo
Solicita una cotización