VICTORIA DE LA CASA EN LE MANS

Jun. 19, 2018

¿Qué tal, Toyotero? Este fin de semana se disputaron las 24 Horas de Le Mans, donde nuestros híbridos ocuparon el primer y segundo lugar en la categoría reina, la LMP1, repitiendo así la victoria del SPA-Francorchamps y colocando al trío compuesto por Kazuki Nakajima, Sebastien Buemi y el debutante Fernando Alonso en lo más alto del acumulado del World Endurance Championship (WEC), con 65 puntos cada uno.

Le Mans es la prueba de resistencia más importante en el mundo automotor y la carrera más desafiante pues la duración se extiende a 24 horas. Sí, por más increíble que parezca, se trata de una competencia que se da de un día a otro. Se corre desde 1923, salvo en dos ocasiones en las que fue suspendida debido a la Segunda Guerra mundial (1936 y en el período comprendido entre 1940-1948).

El circuito de la Sarthe es el hogar de esta competencia, el segundo más largo del mundo en vigencia con más de trece kilómetros y medio, con curvas que se toman a más de 200 Km/h y rectas extensas, como la primera (de 4 km) que, desde 1990, incluye dos chicanas con el objetivo de reducir la velocidad pico que los competidores alcanzan y así reducir el índice de accidentes que puedan producirse.

La puntuación va de la mano con la exigencia, pues Le Mans es la carrera que más puntos otorga dentro del Campeonato Mundial de Resistencia (WEC) debido a que esta prueba es cuatro veces el promedio de una competición normal dentro de esta categoría, el promedio es de seis como SPA-Francorchamps.

El circuito de la Sarthe es toda una odisea que, debido a su dificultad, seduce a los más avezados conductores y equipos de constructores a participar. Esta es una de las pocas competencias que cuenta con un amplio bagaje de pilotos procedentes de distintas disciplinas automovilísticas, siendo la más resaltante la categoría reina: Fórmula 1. El último campeón de esta liga en ganar Le Mans fue, hasta el domingo pasado, Nico Hülkenberg (2015).

Sin embargo, hasta ahora, solo el legendario bicampeón de Fórmula 1, Graham Hill, ha sido el único capaz de completar La Triple Corona del Automovilismo. Un título no oficial obtenido luego de conquistar Le Mans, Las 500 Millas de Indianapolis y el Grand Prix de Mónaco, consideradas como las tres pruebas más exigentes en lo que a carreras de resistencia se refiere. Fernando Alonso, ha conquistado ya dos de estas: El Grand Prix de Mónaco y Las 24 Horas de Le Mans teniendo pendiente (en caso lo decidiera) solo Las 500 Millas.

En Le Mans se compite en dos categorías: Prototipos y GT's, que a su vez se subdividen en LMP1, LMP2 y GTE PRO y GTE AM respectivamente. Toyota Gazoo Racing está inscrita en la LMP1, que es la categoría de fabricantes o absoluta, es aquí donde convive con otros equipos como Rebellion (que ocupó el tercer y cuarto lugar), Bykolles, CEFC, Dragonspeed y SMP.

Se dice, popularmente, que en Le Mans no se conquista, sino que es la carrera misma la que elige a su ganador. Esto se debe a la gran dificultad física y mecánica que supone un circuito de una duración tan monstruosa como este. Aquí, la competición no solo se remonta a los participantes, sino también a ir contra el circuito, la mecánica y la fatiga mental, factores determinantes que lo han sido en ocasiones anteriores.

Nuestro equipo llegó a Le Mans en 1985. En esta edición, estuvo conformado por Mike Conway, José María Pechito López y Kamui Kobayashi en el TS050 #7 y Kazuki Nakajima, Sebastien Buemi y Fernando Alonso en el TS050 #8. Ambos coches con una configuración donde la potencia proviene de una unidad energética compuesta por un V6 Diesel biturbo de 2.4 cc que en combinación con el propulsor eléctrico arroja hasta 1000 Caballos de fuerza. Cabe resaltar que Gazoo es el único equipo que compite con un coche de naturaleza híbrida.

Una vez iniciada la prueba, mientras se recorría la vuelta 170 y el liderato de los híbridos iba consolidándose con contundencia, un novato Alonso decidió cargarse el equipo al hombro con una persecución nocturna sin descanso que duró 43 vueltas, convirtiéndose en pieza clave para la victoria del SP050 #8 que anteriormente se había visto afectado por una penalización de 60 segundos.

“De noche hay algún problema con la baja temperatura y yo suelo calentarlos un poco más que ellos”, declaró Alonso luego de que el SP050 #8 cruzara la meta de la mano de Nakajima, quien tras haber quedado varado a 4 minutos del final en Le Mans 2016 por fin pudo quitarse las ganas de concluir una carrera espléndida.

Definitivamente, el triunfo de nuestros híbridos en Le Mans es algo que marca un hito, pues revoluciona el mundo de las carreras de resistencia desde el 2012, cuando el Campeonato Mundial de Resistencia permitió la incorporación de este tipo de tecnología, permitiéndonos apostar por una fuente de energía que vio la luz en 1997 con el lanzamiento de la primera generación de Prius, lanzamiento que marcó la jornada a seguir donde la búsqueda de la eficiencia energética y el cuidado del ambiente cambiaron nuestra visión del futuro.

 

  


NOTICIAS DESTACADAS

COMPARADOR DE MODELOS


Puedes comparar hasta tres modelos diferentes

Añadir un coche

Añadir un coche

Añadir un coche

Busca tu concesionario
Financia tu vehículo
Solicita una cotización